Sex Influencers

post-img

Revista Noticias publicó una nota sobre la  pedagogía del erotismo 3.0 y los expertos que hoy hablan sin tabúes. Te compartimos los puntos más interesantes. Podés leer la nota completa aquí 

Un adolescente virgen, inseguro y lleno de complejos crea, junto a dos amigos, una “clínica” de terapia sexual en el colegio. De pronto, en el patio de la escuela, en los baños o en medio de una fiesta, este joven de 16 años, se convierte en un gurú para sus compañeros, a los que aconseja acerca de la eyaculación, el orgasmo femenino o el deseo. Apenas en cuatro semanas, la trama de “Sex education”, el nuevo gran éxito mundial de Netflix, conquistó a más de 40 millones de espectadores y la Argentina no fue la excepción. La popularidad de esta ficción británica no se explica sólo por la calidad del reparto o por su guión. En el último tiempo, comenzó a observarse una necesidad voraz de chicos y grandes por aprender de sexo y, como consecuencia, aparecieron nuevos espacios para hablar sin prejuicios.

Con una fuerte presencia en redes, sexólogos, psicólogos y comunicadores especializados en el tema, se convirtieron en los influencers del placer. Atrás quedaron los discursos academicistas y las explicaciones en el pizarrón sobre el aparato reproductor. Ahora, los especialistas prefieren hablar en primera persona y responder consultas concretas de sus seguidores. Con responsabilidad pero sin tabú. Llegó la hora del sexo real. En nuestro país, esta explosión sucede en un contexto particular: la nueva ola feminista cuestionó, entre otras cosas, las formas de vincularnos. Las cuestiones de género y la aparición de nuevos términos como, por ejemplo, el poliamor, dejaron al descubierto que una educación sexual enfocada exclusivamente en la prevención de enfermedades o embarazos, no es suficiente.

Los nuevos sex influencers responden con picardía y no andan con vueltas a la hora de hablar sobre temas que, en el pasado, hubieran sonrojado a cualquiera, como el sexo anal o la masturbación. Con estilos diferentes, cada uno ha logrado cautivar a un espectro de seguidores. El psicólogo y sexólogo Patricio Gómez Di Leva (@respuestasexual); la psicóloga especializada en sexualidad Patricia Safadi (@sexologiaypareja) y la periodista y directora de “Erotique Pink”, Francesca Gnecchi (@francesca.gnecchi), son algunos de los más consultados. Pero la tendencia supera a las iniciativas profesionales individuales: el Gobierno nacional avanza con su propuesta “Hablemos de todo” (@hablemosdetodook), un sitio que replica el tono descontracturado para llegar a los más jóvenes.

Gnecchi asegura que se acercan a su espacio virtual personas que se autodiagnostican algún problema sexual que, en la realidad, es inexistente: “Me cuentan que leyeron en una revista que la frecuencia normal de sexo es de tres veces por semana y creen que tienen un problema de deseo, porque no llegan a ese número. O viene un hombre pensando que tiene eyaculación precoz porque leyó que debe tener una penetración de determinada cantidad de tiempo. Yo soy comunicadora y siempre recomiendo que consulten a un sexólogo. Nadie hace una consulta como sí se hace con un médico clínico, pero entonces llegan al encuentro sexual con eso en la cabeza”, cuenta.

Con seguidores sub 40, la gran preocupación de estos especialistas es conseguir que se hable de sexo sin miedos. Gnecchi apunta a la generación de contenidos multiplataforma: en su Instagram hace que sus seguidores voten sobre qué tema quieren que hable, tiene una boutique erótica y realiza cortos para MediaBus TV, un canal que se transmite en las pantallas de los transportes públicos.

Como los alumnos de “Sex education”, los profesionales concluyen que los argentinos, jóvenes y adultos, están solos a la hora de encontrar respuestas para vivir su sexualidad y estos espacios se convirtieron en un buen lugar para preguntar sin culpa. La advertencia de todos es la misma: es necesario tener las herramientas para seleccionar con ojo crítico cuáles son las cuentas controladas por profesionales serios y cuáles son los espacios que continúan repitiendo los viejos prejuicios. Si estamos atentos, en las redes podemos encontrar a nuestro propio gurú sexual para aprender a pasarla bien.

Leave a reply

Message

Name