San Valentín Sado Vs San Valentín Romántico

Un buen plan para festejar el día de los enamorados de la forma más romántica es con una noche de cena, tragos y sexo tántrico, que mejor forma de conectarse con la otra persona que un plan de besos, caricias, masajes y mucho contacto visual.

El sexo tántrico está muy difundido y seguramente escuchamos hablar de él, pero muy pocos sabemos cómo llevarlo a la práctica. Es común pensar que es algo de lo que hay que capacitarse, tomar un curso, pero podemos improvisar una noche tántrica en casa con nuestra pareja.

Comprá aquí

La principal premisa es tener mucho contacto visual, caricias, abrazos y besos, sentir la piel y la respiración de la otra persona y tratar, al menos por un rato, de olvidarnos del sexo tradicional, de la penetración. El poder cambiar al menos por una noche de nuestras costumbres en la cama y poder dejar fluir nuestra imaginación es ideal para salir de la rutina de pareja.

En una noche tántrica todo lo referido a incentivar los sentidos es sumamente importante, por eso elegir una play list que les guste a ambos para los oídos, velas aromáticas para el olfato, una linda decoración para la parte visual también suma, pero el gusto y la visual van a estar muy presentes en el contacto con el otro.

El despojarse de la ropa y hacer contacto visual con tu pareja, sumado a las caricias y masajes con aceites y el conectarse con la música y la respiración de tu pareja, son las claves de un encuentro tántrico. Es importante no dejar de lado esta conexión con el otro, seguramente van a estar tentados de volver al encuentro sexual al que están acostumbrados, pero si por lo menos pueden intentar una noche tántrica durante media hora habremos avanzado muchisimo.

¿Y si en vez de ir por el lado romántico elegís una noche sado?

Tal como propusimos en la noche tántrica, en la alternativa a lo sado también vamos a decir que no es necesario ser expertos o haberlo practicado antes, la idea es llevar a cabo una opción distinta a la tradicional y divertirnos en pareja.

El término sadismo viene del Marqués de Sade, escritor y filósofo francés autor de numerosas obras donde el sadismo sexual ocupa un papel de gran importancia.

Comprá aquí

     

En cualquier encuentro de pareja es imprtante el estar de acuerdo y en los casos sado, el establecer las reglas antes es la mejor opción. En este tipo de prácticas es común el uso de esposas o cintas para atar a tu pareja y hacerla disfrutar sin poder escaparse, las fustas que son una especie de vara con una palmeta en el extremo superior que las usan los adiestradores de caballos para la práctica de la equitación, pero en este caso se usa en la pareja en las prácticas de fetichismo, siempre con concentimiento.

Las pinzas para pezones son grandes aliadas en estos casos, realizan una presión sobre el pezón y se pueden regular para sensaciones más intensas o menos; asimismo también existen para los hombres los objetos de castidad que los usados por el sexo masculino sirven para evitar que el hombre pueda usar su miembro hasta ser liberado.

El uso de máscaras y de juguetes eróticos son ideales para poder utilizar mientras la otra persona está atada.

El poder salir de la rutina y disfrutar de momentos distintos e introducirse con la pareja en nuevas prácticas es ideal para generar cambios y poder soltarse y disfrutar de la sexualidad sin tabues y sin pensar en el que dirán.

Por Francesca Gnecchi, directora de Erotique Pink

Déjanos un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 10 =