Succionador de clítoris: ¡El juguete sexual que derriba el tabú de la masturbación!

post-img

En la sección Entremujeres, Clarín, Francesca nos habla acerca de las características y las funciones de un juguete sexual muy relacionado con el empoderamiento femenino que está siendo furor en Europa y Argentina: el succionador de clítoris.

El producto, conocido también como “Satisfyer”, que se puede encontrar en Erotique Pink en diversos modelos con formas no fálicas, amigables, estéticas y delicadas, está rompiendo con el tabú del placer y la masturbación femenina.

Si te perdiste la nota, te dejamos un resumen de lo más importante y la nota completa aquí

La masturbación masculina está anclada en el imaginario social desde siempre. Ellos lo dicen: en las charlas con chicas y chicos sobre sexualidad ninguno lo esconde, es un sobreentendido que forma parte de la vida misma. ¿Y ellas? Desde hace meses, un aparato sexual sin forma fálica, el llamado “succionador de clítoris“, empezó a derribar los tabúes sobre la masturbación femenina. En Europa es un boom, y también lo es en Argentina, donde el interés de este juguete sexual, discreto y sin forma fálica, se alimenta por los comentarios boca a boca y está en franco crecimiento, ya sea en ventas como en comentarios en redes sociales, y fuera de ellas.

La tendencia marcada por ese tipo de juguetes sexuales, en general, está muy relacionada con el empoderamiento femenino que tuvo lugar durante los últimos años, y que desterró la idea de que deben tener forma fálica para proporcionar placer.

Si se tiene en cuenta que el 30% de las mujeres no llega al orgasmo y una de cada 10 nunca lo tuvo, según un estudio de la UBA se puede entender por qué este tipo de avances resultan importantes. Según el estudio realizado en las salas de espera de los consultorios del Hospital de Clínicas, la traba de las argentinas para llegar al clímax es que muchas desconocen el “derecho al placer”.

Francesca Gnecchi, periodista especializada en sexualidad y directora de Erotique Pink -donde también pueden conseguirse-, coincide con la existencia de un aumento del interés en el producto y dice que en nuestro país ya se venden desde hace un año y medio. “Satisfyer es la marca principal; hay distintos modelos: además del tradicional, que fue el primero que salió y tenía forma de pingüinito, hay con forma de cartera, o con un vibrador rabbit. Se destaca por ser más amigable y estético, ya que algunos parecen una depiladora o una maquinita para limpiar el cutis, nadie puede saber lo que es, y sirve para aquellas mujeres que tiene tabúes, ya que sale de este falocentrismo que tenían antes los juguetes”, asegura la especialista a Entremujeres Clarín. La gran mayoría de los tipos de succionadores que se venden son waterproof, es decir, resistentes al agua, por lo que se pueden usar en la ducha o hidromasaje.

“El clítoris es muy sensible, por lo que hay mujeres a las que les encanta la succión de este tipo de productos y hay otras a las que les parece un poco invasivo -describe Gnecchi-. Estos productos -de uso externo- se pueden regular y tienen muchas funcionalidades en cuanto a la velocidad y la forma de regular la succión. Esto hizo que muchas mujeres vengan a buscar este producto como su primer juguete sexual”.

Los precios varían mucho dependiendo del modelo y marca, pero los más básicos comienzan en tres mil quinientos o cuatro mil pesos.

Es relevante, así, el éxito de un dispositivo que prescinde de la penetración y donde se subraya el placer de las mujeres consigo mismas. Algo que también está vinculado con el auge del feminismo en los últimos años. La reivindicación de los derechos de las mujeres, y de su cuerpo y su sexualidad, más allá de la mirada de los hombres. Un cambio necesario en la visión del placer femenino.

Leave a reply