Dating Myself

Francesca Gnecchi se anima a tener una cita con alguien muy especial… ¡Ella misma! 

Les compartimos un resumen de su columna en Ohlalá!, donde nos cuenta cómo prepara su cita ideal. ¡Leé la nota completa en la revista!

DATING MYSELF

“Son las siete de la tarde, preparo la bañera con sales, enciendo unas velas. Abro un malbec que tenía guardado para una ocasión especial, me sirvo una copa y me invaden los aromas. Pongo música y me relajo en el agua tibia. Cuando salgo, me miro al espejo completa, incluso observo mis partes más íntimas, esas que a veces pareciera que olvido que forman parte de mi cuerpo. Me perfumo y me pongo mi lencería preferida. Junto al vino dispongo unas piezas de sushi, me tiro en el sofá y pongo una peli erótica de Erika Lust; sus titulos siempre están en mis citas ideales, me relajo, disfruto de la compañía.
Controlo mi ansiedad porque esta cita es especial, no quiero que termine pronto. Cuando termino de cenar, unto mis manos con aceite de coco y comienzo a tocar mis brazos, me hago masajes en el abdomen, bajo a las piernas… deseo ir más allá pero me tomo mi tiempo. Subo al cuello y luego le dedico un largo rato a mi zona más erógena, los pezones, voy sintiendo el cambio de tamaño y de textura y me quedo ahí.
La peli avanza y comienzo a sudar, tengo escalofríos y la piel erizada, veo de reojo la pantalla, dos mujeres se exploran; busco imitarlas, me recorro muy despacio dedicándole un momento a cada una de las partes de mi cuerpo”.

Déjanos un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

three + fourteen =