La sensual box de Cleo

Lo más sofisticado está dentro de la caja, lo más exquisito está fuera de ella.


Todo puede despertar mi placer como el de mi chico. Amo cuando me toma los brazos hacia atrás y me muerde muy suave los pezones. Algunos días podemos elegir no sumar nada a nuestro encuentro, pero todo está cerca…en mi mesa de luz. Un día cualquiera sin planear demasiado, nos vimos. Yo tenía unas pezoneras autoadhesivas en forma de corazón con brillitos y no tardé nada en buscarlas y esperarlo así. Aparecieron mis ganas de condimentar el encuentro y tenerlas
listas en mi box fue lo mejor para él y para mí. 

Mis elegidos

Antifaces: es muy importante que sean suaves y con materiales livianos para que todos tus sentidos disfruten. Podés tener dos así tu chico tiene el suyo y los roles van cambiando en los encuentros.  

Pezoneras: con moñitos, canutillos, negros, rojos, generalmente se aplican con cinta bifaz, las más cómodas son tipo sticker ya que se adhieren muy bien a la piel. También pueden jugar un poco más duro y que tu chico te las arranque de golpe, la combinación de un poquito de dolor y placer es…ahhhh ni les cuento;)

Pinzas ajustables para pezones: con plumas suaves, estas me hacen cosquillas muy excitantes. El grado de ajuste de la pinza está relacionado con el nivel de dolor que te puede generar placer en el juego previo. Probá su uso antes del encuentro. 

Esposas: Tu chico puede tener brazos fuertes e inmovilizarte para darte placer pero las esposas  son una buena opción para que te entregues totalmente a él, confiando en que no vas a querer que te las saque. 

Collar con correa: se usa para experimentar la sumisión. Las relaciones consentidas siempre son un placer y con un poco de sado más!!!. También lo podés usar como un elemento extra mientras lo besas en dónde quieras. 

Látigo. ¿Quién no ha fantaseado con un buen golpecito en la cola?, tanto que te lo den como darlo. A mí me encanta … 

Tiras de restricción de movimiento: tenés de diferentes tipos, las que te toman la espalda y los brazos, las que te permiten inmovilizarte agarrada a la cama (manos y pies atados), las que te ayudan a sujetarte contra la puerta para un encuentro atlético.

Mordaza: es el juguete más difícil de usar. Los voy a ayudar con un consejito: si se babean al usarla no se asusten o sientan pudor, es lo más normal del mundo, es parte del juego. Existen algunas mordazas con agujeros para poder respirar más cómodamente, otras con un aro abierto, lo más importante es que la pasen bien y disfruten. La mordaza eleva mucho la excitación ya que cuesta gemir y gritar al usarla. Por un tema de seguridad acuerden con su pareja una seña con el objetivo de poder comunicarle que necesitás que la retire. 

Vibrador. Hay de muchos tipos: para que te estimule sólo a vos, a los dos, para la cola también. Cada estilo depende del momento o el gusto de cada pareja…el secreto está en el disfrute de ambos, siempre. 

La idea es jugar y jugar, rendirse al placer como si nada existiera afuera…sean los dueños del erotismo. 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + tres =