Revista OHLALÁ! – Consejos para disfrutar del sexo después de la menopausia

La sexualidad nos acompaña durante toda la vida. Arranquemos por una confusión bastante frecuente entre el climaterio y la menopausia. El climaterio es el período de transición que se prolonga durante varios años, antes y después de la menopausia, como consecuencia del agotamiento ovárico, asociado a una disminución en la producción de estrógenos y que va acompañado de una serie de manifestaciones y cambios físicos, emocionales, biológicos y psicológicos.
La menopausia es más puntual: es el momento que marca el final de los ciclos menstruales. Se diagnostica después de que transcurren doce meses sin que tengas un período menstrual.

Qué pasa con la respuesta sexual

La respuesta sexual está formada por una curva. Algunos autores dicen que comienza con el deseo, otros que arranca con la excitación, momento en el que las personas con vulva entre otros cambios físicos se lubrican, luego viene una meseta, sigue el orgasmo (que puede estar o no) y, por último, la resolución, momento en que todo vuelve a la normalidad.
En la etapa de climaterio, por cuestiones más relacionadas a lo hormonal, estas fases tienen algunos cambios. Puede ser que el deseo baje no solo por cuestiones hormonales, sino también por temas psicológicos como la autoestima. Lamentablemente, en muchas de nosotras, genera un sentimiento de desvalorización y pérdida de la autoestima, que, asociado a los cambios de la imagen corporal, pueden influenciar en el deseo sexual o libido.
Tampoco está demás hablar con el médico acerca de la libido. En algunos casos es necesario una terapia de reemplazo hormonal para equilibrar el deseo.
Otro de los factores es el físico como, por ejemplo, el dolor en la penetración por falta de lubricación. La fase de la excitación se ve modificada en cuanto a los tiempos que se necesitan para la lubricación y la dificultad para que se produzca de forma natural El principal cambio se da en la mucosa vaginal, ya que el estrógeno –responsable de mantener las paredes vaginales lubricadas– disminuye; por eso, nuestra vagina puede sentirse más seca.

Retratos de mujeres de más de 50

Retratos de mujeres de más de 50 – Créditos: Eve Grynberg

La farmacéutica Carina Terráneo nos explica que, en el climaterio, cuando declinan los niveles de estrógenos, hormonas encargadas de estimular las glándulas que producen el moco y el flujo como así también la hidratación, comienza a sentirse extrema deshidratación, estrechez de la cavidad vaginal, como así también disminuye la microbiota (flora que habita en la vagina y la vulva ). Todos estos cambios modifican el Ph de la vulva y la vagina. Por eso que recomienda mejorar estos síntomas con un bálsamo hidratante, humectante y levemente vasodilatador que no solo se usa en el momento del encuentro sexual con alguien más o con una misma, sino también en el día a día.
En cuanto a lo sexual se recomienda utilizar lubricantes y darle más tiempo al momento de la excitación utilizando juguetes sexuales que ayudan a acelerar el proceso y, también, a la irrigación sanguínea. Hay que darles, como siempre decimos, más lugar a las caricias, los besos y comprender que todo nuestro cuerpo es erógeno y no solo los genitales. En estas etapas de la vida descubrir que no todo pasa por lo genital puede ayudar mucho en el plano sexual, no solo para las personas con vulva sino también para las personas con pene para quienes las erecciones suelen costar más.
Para Patricio Gómez Di Leva, psicólogo y sexólogo, “la sexualidad es una energía vital”. Y se refiere a lo genital: “Estamos acostumbrados a pensar en la genitalidad. Pero la sexualidad es el beso, la caricia y, también, la penetración”.
Justamente por ser una energía vital dice que a la sexualidad hay que cuidarla para que se siga generando en todas las etapas de nuestra vida.

Hablemos de los temores

Según Miriam de Paoli, fundadora de No Pausa, organización que busca visibilizar el climaterio, esta etapa de la vida llega acompañada de la palabra temor.
Temor por la llegada de la menopausia. Temor por dejar de ser deseable, de dejar de desear. “¿Cómo hago para recuperar el deseo sexual?, “Mi pareja ya no me tiene paciencia”, “Tengo resequedad, ¿qué lubricante puedo usar?” son algunas de las frases que más reciben de sus consultantes.
Según cuenta, más del 50 por ciento de las consultas que reciben es por ese tema. “Por un lado está todo lo hormonal, eso es un hecho. Pero no pongamos toda la culpa en los estrógenos ni pensemos que una terapia hormonal lo va a resolver todo. Conviene indagar: antes de la menopausia, ¿cómo estábamos viviendo nuestra sexualidad? ¿Es realmente “ella” la única culpable de la falta de libido y del impacto negativo en nuestra cama? Si nuestra vida sexual ya no estaba bien antes de la menopausia es bien posible que el único efecto real de esa etapa sea profundizar temas que ya venían” reflexiona De Paoli.

Retratos de mujeres de más de 50

Retratos de mujeres de más de 50 – Créditos: Eve Grynberg

La gran mayoría de los cambios en esa etapa son de origen emocional o psicológico (es similar al impacto emocional que generaba la menstruación cada mes). Así es que habría que revisar esta creencia tan difundida de que la menopausia suele ser vista no solo como “el fin de la vida reproductora” sino como el fin de la sensualidad, de la sexualidad, de la atracción. ¡Grave error!

6 consejos para reavivar el deseo

1. Cuestionar tus creencias. Muchas de las creencias que tenemos sobre la menopausia no son reales. Informate. Observá y, si es necesario, cuestionalas. Esas creencias pueden estar afectando tu sexualidad.
2. No pienses que con la menopausia se termina la posibilidad de vivir tu sexualidad. La sexualidad cambia. Adaptate a ese nuevo momento y buscá nuevas formas de vivir tu sexualidad.
3. En la menopausia es muy importante que los estímulos aumenten. Es lo contrario de lo que pasa en nuestra realidad: con el tiempo por lo general compartimos menos con la pareja. Recuperemos la estimulación… en todos los aspectos.
4. El lubricante nunca está de más. Se puede tener lubricación, pero el lubricante es uno de los mejores amigos de la menopausia. No hay que tener vergüenza de usarlo.
5. La autoestimulación es fundamental. Y, si hay interés y si es necesario se pueden incorporar varios tipos de juguetes y estimuladores. Si tenés ganas seguí explorando la sexualidad por ese lado.
6. Los cuidados. Atentis porque nos relajamos en cuanto a anticoncepción por embarazos, pero las enfermedades de transmisión sexual siguen siendo un peligro si no nos cuidamos con preservativo.
* Sobre las fotos: las imágenes de esta nota son parte de la exposición de fotografías de la fotógrafa Eve Grynberg. Más de 40 retratos en blanco y negro de mujeres de más de 50 años. Una exposición en la que fotógrafa y retratadas se muestran productivas, libres, jocosas, sin mandatos, con la belleza de las canas (¡o no!) reinventándose y afirmando un lugar activo en una cultura que se empeña en ocultarlas. La libertad de mujeres Silver.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + uno =