La fascinante historia de la lencería

post-img

Es sumamente interesante conocer la historia de la lencería porque la misma se encuentra ligada no solo a tendencias de época, sino que muestra la rebelión de la mujer y la fuerza de algunos iconos femeninos.

Isador Duca, Irene Castle, Simone de Beauvoir, George Sand, Madonna son sólo algunas.

  • Antiguo Egipto

Se estima que fueron las egipcias de la alta sociedad, 3.000 años AC, las primeras en utilizar algún tipo de lencería. Túnicas al cuerpo y una especie de enagua que empezaba abajo del pecho y finalizaba debajo de los tobillos eran parte de su vestimenta diaria.

  • Grecia

El zóster, que después dio origen al sostén, era la prenda que usaban las griegas solteras, una banda de paño bordada cruzada que se ataba en la cintura. Se dice que cuando una mujer se casaba el esposo desataba el zóster como símbolo de unión.

Las casadas usaban otra prenda para sujetar el pecho, llamada apodesmo, y solía ser una tela de vivos colores y adornada con mucho esmero.

  • Roma

Un famoso mosaico romano del año 400 DC muestra varias mujeres vistiendo lo que parecen ser bombachas y en lo que respecta al sujetador, ellas resaltaban sus pechos con las “mamillare”, lo que hoy conocemos como top, que para las mujeres de la alta sociedad eran fabricadas con hilos de oro y plata y para las demás con lino o cuero.

 

Francia

El corsé y el culotte: Un momento sumamente importante en la historia de la ropa interior está ligado al famoso corsé, ya que este no sólo era una prenda íntima para mantener la higiene, sino también para estilizar y verse sensuales.

 

Perlita: En 1852 la reina Isabel II salió ilesa de una puñalada gracias a su corsé

 

Tras la Revolución Francesa, según explicó en 1949 la filósofa Simone de Beauvoir en El segundo sexo:

“Se creó una situación paradójica, ya que se rendía culto al cuerpo femenino pero a la vez se manifestaba una contradictoria sensación de pudor ante el mismo. Esa paradoja se tradujo en que las Autoridades prohibieron el uso del corsé, pero las mujeres optaron libremente por ponérselo porque se sentían más bellas”.

Hubo que esperar hasta finales del siglo XIX para que la lencería femenina adquiriera un aire definitivamente sexy con la aparición de las primeras medias de seda y los ligueros. Aunque su uso quedaba reservado exclusivamente para la intimidad de los dormitorios y para las llamadas “mujeres de mala vida”.
dominó el sector de la confección de ropa interior masculina.

 

El “culotte” era de uso sólo masculino, (¿se imaginen a los hombres de hoy con culote?) pero fue  George Sand la primera mujer que se atrevió a usar prendas masculinas como el pantalón y el culotte, dando paso a esta prensa para el sexo femenino.

La danza fue otra de las grandes influencias en el diseño de la ropa interior, las bailarinas Isadora Ducan e Irene Castle, quienes dejaron de lado el corsé y además se animaron a mostrar las piernas.

 

 

En los 80 la lencería tomó más connotación sexual, impulsada por iconos como Madonna que usaba provocativas prensas con encajes y cuero.

Bibliografía: Cátedra UBA Historia del traje y Segundo Sexo Simone de Beauvoir

by Francesca Pink

Leave a reply

Message

Name